Agresividad canina

Se suele creer que un perro agresivo lo es porque es propia naturaleza de una raza o sólo lo es cuando muerde, pero existen otros signos de agresividad que debemos reconocer rápidamente para poder corregir el comportamiento antes de que se vuelva cada vez peor.

Es cierto que existe una carga genética determinada en buen medida por la predisposición que tiene un perro a la agresividad, por ejemplo, si es un perro cazador, pero eso no quiere decir que todos los perros cazadores deben ser agresivos, ya que depende de la crianza que ha tenido y la sociabilización con otros humanos y de su misma especie. Otra posibilidad que existe, es que el entorno en el que vive el perro y la forma en la cual es tratado modifique su conducta y desarrolle una expresión de agresividad para conseguir lo que quiere e incluso defenderse ante su inseguridad.

Una cosa muy importante a tener en cuenta a la hora de educar un cachorro, por ejemplo, es haciéndole saber si te gusta o no lo que hace con sus juguetes o incluso con tus manos, ya que si te muerde, deberás insistirle para que no lo haga. En el caso de que comience a gruñir o a intentar morder, deberás pararlo y marcharte inmediatamente para que aprenda que no estás premiando su actitud. Otra forma de disminuir la agresividad es premiando aquellos actos que te parezcan adecuados y quieras reforzar esa conducta para que la repita a lo largo del tiempo.

Ante cualquier duda o indicio de agresividad de tu perro hacia vos o hacia otros animales, no dudes en consultar con un veterinario o un adiestrador para que puedan ayudarte a instruirte mejor del tema y te brinden las herramientas necesarias para poder afrontar el caso sin mayores inconvenientes.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.