Adoptar una mascota es salvar una vida: los beneficios de traer una a casa

Adopcion Responsable

Según la doctora María Sol Armaleo, parte del equipo de veterinarios de Puppis, una de las grandes gratificaciones que trae adoptar un perro o gato es, principalmente, la reducción del número de animales abandonados o perdidos. “Es salvarle la vida: el sentimiento que resulta del rescate de una mascota en riesgo es de lo más gratificante” aclara la profesional.

            Para los que decidan dar este gran paso, lo primero que tienen que hacer es llevar al nuevo integrante de la familia al veterinario, para que allí se le realice un examen clínico. Todos los perros deben ser desparasitados de forma externa (pulgas, garrapatas, flebótomos) e interna (parásitos) y cumplir con el plan de vacunación anual.

            “Con respecto a la alimentación, de acuerdo a la evaluación que se le hará y según el tamaño del animal, el médico indicará el tipo de alimento balanceado que necesite y las cantidades a consumir de forma diaria”, explica la especialista.

Costumbres callejeras

            Si se encuentra un perro o gato en situación de calle, según Armaleo, hay que «acercarse despacio, observar sus movimientos y actitud. Lo habitual es que se ponga a temblar, gruñir o ponga su cola entre las piernas. Esto es normal, ya que el animal no conoce a la persona o sus intenciones. Tenemos que permitirle que nos huela, respetar su espacio; se le puede dar algo de beber o comer para que empiece a tomar confianza. Una vez lograda esta comodidad, hay que acercarse a él de manera delicada y suave para que no se vea amenazado”. Teniendo en cuenta que están expuestos a enfermedades y malas condiciones de higiene que los ponen en peligro, como primera medida, se recomienda realizar un chequeo médico.

Datos a tener en cuenta

            Los perros aprenden a relacionarse con las personas y con otros caninos durante toda su vida, pero las etapas claves van desde las tres semanas hasta los tres meses de edad. Esta época es importante para el desarrollo del perro y determinará en gran medida su forma de socializar con el entorno.

En este sentido, Remo Valenti, Jefe de Servicios de Puppis, resalta que “los cachorros de pocos días de vida pueden contraer enfermedades si no reciben los cuidados indicados por el profesional; es una etapa delicada”.

Independientemente de esto, se recomienda que no salgan a la calle durante los primeros 90 días desde su adopción, para que no tengan problemas de salud. Luego de haber completado el plan de vacunación y la confirmación del veterinario, podrán salir a la calle”.

            Por su parte, Armaleo concluye que «todo dueño responsable debería ocuparse que su mascota tenga experiencias positivas con los animales, con la gente, objetos, sonidos y estímulos presentes en el entorno. Esa es la manera más eficaz y, a veces la única, de conseguir que aprenda a relacionarse con ellos sin miedo y de forma más adecuada».

¿Dónde y cómo hacerlo?

A los que estén interesados en esta propuesta, pueden presentarse en la sucursal de Puppis más cercana; las tiendas forman parte del proyecto Plan de Adopción Responsable, que se lleva a cabo en conjunto con asociaciones protectoras y refugios. Allí, se establece una cita con el veterinario y juntos determinarán qué mascota se adapta mejor a su estilo de vida y posibilidades. Luego se firma un contrato con compromiso de castración y de control de vacunas para el primer año de la mascota adoptada.

Desde su experiencia como adoptante, Gonzalo Arias, quien llevó su primera mascota a casa a través del Plan Responsable de Adopción de Puppis, resalta que “adoptar una mascota es una de las cosas más lindas que pueden pasar en la vida.  El amor que da un animal es incomparable, así como su fidelidad y agradecimiento. La buena energía y la felicidad que te transmiten desde que te levantas hasta que se va a dormir con vos es única”.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.