Microchips para perros y gatos

Los microchips sirven, a grandes rasgos, para facilitar la recuperación del perro en caso de extravío o robo y para reconocer rápidamente al dueño de la mascota. Consiste en un pequeño chip del tamaño de un grano de arroz que se introduce debajo de la piel del perro para poder identificarlo rápidamente a través de un número de identificación único.

Cada vez, son más las familias que consideran que es necesario que sus perros tengan implantado un microchip, no sólo porque es un requisito para que pueda ser trasladado al exterior del país, sino por un tema de seguridad. Es por eso que Pilar, la humana de Roma y Pollock decidió que sus perros debían tener uno: “Es como colocarle una vacuna. A nosotros nos atendió Marisol Rodríguez Cisnero en Puppis Recoleta, y les puso un poco de anestesia local para evitar que sientan molestias. Después, se escanea al perro para corroborar que se encuentra bien colocado y se asocia ese chip al dueño en una base de datos internacional”, explicó.

La idea de colocarle un microchip a sus perros surgió luego de que uno de ellos, el pequeño Pollock, fuera robado en una entradera durante sus vacaciones y una vez que lograron recuperarlo, con ayuda de una enorme difusión, fueron inmediatamente a implantarlos en Puppis: “Apenas lo recuperamos decidimos colocarle el microchip a los dos como una medida más de seguridad. Si bien en Argentina todavía no está muy difundido, apostamos a que en un futuro todos los perros puedan tener microchip y encontrarse identificados”, dijo Pilar.

La posibilidad de que un perro tenga un microchip que lo identifique, propiciará a que cada vez más perros puedan volver a sus hogares si se encuentran perdidos o incluso si fueron abandonados, ya que se sancionará directamente al dueño. Y si bien no funciona como un rastreador de GPS, sirve para que el perro pueda ser rápidamente identificado si se lo escanea. 

“Es importante que la gente maneje información respecto al microchip, ya que cuánto más difundido esté, mayor utilidad tiene. Es decir, tenemos que saber que si encontramos un perro, existe la posibilidad de que tenga un microchip colocado y debemos llevarlo a que lo escaneen. De más está decir, que lo ideal es que esté reglamentado desde el estado”, remarcó Pilar, al explicar la importancia que tiene el microchip, ya que de hecho, dificulta la venta de perros robados al ser fácilmente identificados.

Los microchips, son una herramienta muy útil para cuidar a nuestras mascotas y saber que, si llegan a extraviarse, hay una manera de recuperarlas. Cada vez son más los países que hacen obligatorio este método, ya que forma parte de la tenencia responsable de un animal de compañía.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.