Insuficiencia renal en gatos

La insuficiencia renal se trata de la incapacidad repentina que sufren los riñones para funcionar correctamente. Esta enfermedad puede darse en gatos debido a infecciones o a la ingesta de toxinas y, aunque muchas veces son reversibles, la deficiencia renal crónica existe y puede ser un gran problema para la salud de nuestro pequeño felino.

¿Cómo puedo darme cuenta?

Los fallos renales en los gatos suelen aparecer mucho tiempo después de que el riñón comienza a deteriorarse. Los veterinarios la consideran una “enfermedad silenciosa” ya que es muy difícil a primera vista saber si tiene o no esta enfermedad.

La falta de apetito, pérdida de peso, deshidratación, depresión, los vómitos y las úlceras en la boca son tan sólo algunos de los síntomas que podrían ser un indicador de que algo no está bien en el cuerpo de nuestro gato. De presentarse uno o más síntomas, deberás correr al veterinario junto a tu gato para que sea examinado de forma inmediata.

¿Cómo puedo tratarlo?

En general, el tratamiento supone -casi en su totalidad- una dieta equilibrada en fósforo, proteína y sal. Se recomienda mezclar la comida normal del gato junto a alimento húmedo para mejorar la hidratación del gato, además de proporcionarle siempre agua fresca y limpia.

¿Cómo puedo evitarlo?

Proporcionando una buena alimentación durante toda la vida del gato y prestando atención a sus desechos se puede evitar la insuficiencia renal. Además, ayudará a mantenerlo más controlado y a prevenir posibles enfermedades la concurrencia con frecuencia al veterinario, ya que, de ese modo, será mucho más fácil de diagnosticarlo y por lo tanto, mucho más rápido de curar.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.