Cómo incorporar otra mascota cuando ya hay una en casa

Darle una segunda oportunidad a un animal de compañía es una oportunidad única, pero debemos tener en cuenta que, si ya tenemos un perro en casa, él va a querer defender su territorio (su comedero, su cama e incluso sus juguetes), por lo que habrá que habilitar la zona para la llegada de su nuevo amigo.

Una invasión en el espacio puede desatar una reacción agresiva con el nuevo integrante de la familia incluso si antes no se había comportado de esa forma, pero ¿qué podemos hacer para que esto no ocurra? Aquí te dejamos algunos tips para tener en cuenta:

  • Primero, debemos planificar un primer encuentro entre los dos perros, así que lo ideal es generar un encuentro fuera de la casa para que se conozcan. Pueden dar un paseo y, de regreso a casa si ambos se llevan bien en un terreno neutral, podés seguir fortaleciendo el vínculo soltando la correa en un lugar seguro para que se sigan descubriendo, incluso dentro de la casa.
  • Los primeros días, hay que evitar demostrarle mucho cariño y atención a la nueva mascota en presencia del perro que ya vive allí para no generar celos.
  • Si la mascota dueña de la casa es adulta y traeremos un cachorro, debemos dejar que lo huela para que reconozca que se trata de un bebé y, de ese modo generará interés hacia él.
  • El nuevo integrante de la familia debe tener su propia cucha y que no invada los lugares habituales de la mascota dueña de casa, ya que pueden generar peleas de territorio.
  • NO permitas que la mascota que ya está en casa intimide al cachorro. Esto desfavorece mucho el vínculo e incluso genera miedo e inseguridad en el nuevo integrante.

La llegada de un perro a casa cuando ya hay uno puede ser muy beneficioso para ambos, porque su presencia puede generar que un perro adulto rejuvenezca su interés e incluso jueguen entre ellos, formando un vínculo.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.