Juegos de olfato

Ya hemos mencionado en otras oportunidades que los perros tienen 300 millones de receptores olfativos y que pueden rastrearnos incluso si no estamos cerca de ellos. Ya que para nuestro perro el mundo se conoce a través de los olores, podemos usar esta gran habilidad para jugar con ellos.

Hacer juegos de olfato es una buena forma de combatir el aburrimiento y mantenerlos mentalmente activos. Además, refuerza el vínculo entre el humano y el perro. Aquí te daremos dos ideas de juegos para que apliques con tu amigo de cuatro patas.

  • El escondite

Este suele ser uno de los juegos favoritos entre los niños y los perros, ya que no solo los divierte sino que además genera un vínculo a través de la satisfacción de ser encontrado. Podés esconderte vos mismo y que te rastree a través de tu olor o, simplemente, esconder alguna golosina para que la busque y la encuentre.

Este juego le brinda al perro la concentración y el entusiasmo necesario incluso para ser entrenados, por lo que es un juego muy común entre los adiestradores cuando los perros son aún cachorros.

  •  ¿En qué mano está?

Este juego consiste en esconder un premio dentro de tus puños cerrados y luego de confundir un poco a tu perro, presentarle ambas manos para que descubre en qué mano está el premio. Te sorprenderás lo inteligente que es y su capacidad de rastreo.

Los juegos con la nariz son muy fáciles de hacer y no sólo pueden realizarse incluso en espacios reducidos, sino que además de divertirse con tu perro, el sabrá siempre que tiene una recompensa por utilizar uno de sus sentidos más agudos.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.