Ventajas de alimentos secos y húmedos

Nuestra mascota adora que lo alimentemos. De hecho, adora la comida en general, pero algunos son más exquisitos que otros y es por eso que, antes de decidir qué alimentación darle, debemos consultarle a nuestro veterinario de confianza.

Los alimentos húmedos no suelen ser tan económicos como los secos y debemos prestar atención a cómo conservarlos, pero si es una garantía de que nuestros canes se mantendrán hidratados y comerán con gusto.

Son ideales para los que no toman demasiada agua o para quienes son más mañosos a la hora de comer. Además, son un buen alimento cuando se encuentran enfermos porque son mucho más fáciles de ingerir.

Por su parte, los alimentos secos con mucho más fáciles de conservar y duran mucho más tiempo. Contienen distintas variedades para cada característica en particular de la mascota (pelo largo, corto, pequeño o grande) y resultan ser aliados para eliminar el sarro y mantener la salud bucal en buenas condiciones.

Por último, existe también la comida semi húmeda, que es más sabrosa pero que contiene menos energía calórica y nutrientes. Para lograrla, podés mezclar ambas comidas y controlar siempre que tu perro coma de manera paulatina y no lo devore en un minuto para cuidar sus intestinos.

Podés ir intercalando entre estos alimentos, pero lo ideal sería que sea bajo la supervisión de un profesional de la salud veterinaria, ya que te guiará en cuál es el que se adapta mejor al estilo de vida y alimentación de tu mascota.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.