Celo en las perras

El celo, es el periodo reproductivo de los animales. Se trata de una etapa llena de cambios físicos y hormonales, que inciden de manera particular en su comportamiento, donde las perras se muestran receptivas sexualmente y aceptan que el macho las monte.

Sin embargo, y, aunque el primer celo es muy importante, las perras no deberían quedar embarazadas, dado que su cuerpo no está lo suficientemente desarrollado para sobrellevar una gestación con todas las garantías de salud que eso implica. Nuestra tarea como dueños es evitarlo a toda costa por tres motivos esenciales:

– Podrían tener problemas en el parto, debidos a la inmadurez ósea de la pelvis.

– Su inmadurez les podría acarrear trastornos psicológicos.

– Desconcertadas y estresadas, podrían rechazar a sus cachorros, negándose a amamantarlos.

Luego del primer celo es importante que lleves a tu perra al veterinario para que la revise y constate que todo está en orden y, si su ciclo se atrasa, también deberás realizar una consulta, ya que no es normal.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que, durante el celo, la perra orinará mucho más que lo habitual, debido a que necesita esparcir sus hormonas para atraer al macho, debido a que su fin principal es la reproducción.

Si por el contrario, observamos que tras el celo, ella sigue dejando descargas de líquido con sangre, deberás llevarla al veterinario, debido a que podrá tratarse de alguna infección del útero que podría poner en riesgo la vida del animal.

Como sus dueños, debemos ser responsables de sus periodos y anticiparnos a sus acciones, para evitar embarazos no deseados o enfermedades que puedan ser letales para ellas. El amor es cuidado y la salud, es felicidad.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.