Alimentos Tóxicos Para Nuestras Mascotas

Los perros quieren comer casi cualquier cosa y a cualquier hora del día, dado a que es una forma de explorar el universo y sus nuevos sabores, pero ¿es bueno darle cualquier cosa a tu mascota? La respuesta es no, porque ellos no tienen el mismo metabolismo que un humano y una injerta de una comida inadecuada puede provocar daños severos en su salud.

Antes de alimentar a tu perro de forma casera, recordá consultarle a tu veterinario que cosas puede ingerir y cómo debe ser preparado de manera balanceada y segura para que esté protegido y no tenga problemas intestinales.

¿Qué cosas tiene determinadamente prohibido comer?

Chocolate – Cafeína: metilxantina (teobromina y cafeína respectivamente). A mayor pureza de cacao, mayor toxicidad. Los perros metabolizan estas sustancias más lentamente y de aquí la tendencia a la toxicosis. Los signos aparecen usualmente luego de 6-12 horas de ingerido. Signos/sistemas afectados: Gastrointestinales (vómitos, diarreas, en casos de alto contenido graso: pancreatitis), cardiovasculares (taquicardia, arritmias, aumentos de la presión arterial) y neurológicos (excitación, temblores, convulsiones, coma)–> en ese orden van apareciendo los signos según la gravedad de la toxicidad.

Uvas: Toxina desconocida al momento. Altamente tóxica, incluso pequeñas cantidades ya pueden generar toxicosis. Los signos pueden demorar entre 6-24 horas. El tóxico produce falla renal aguda con signos tales como vómitos, diarreas, dolor abdominal, decaimiento, temblores y progresar al colapso y muerte.

Cebolla: sulfóxidos (principio activo tóxico). Ataca los glóbulos rojos (sangre), destruyendolos. Anemia hemolítica. Es tóxica en todas sus formas (cocida, cruda, deshidratada). Los signos iniciales son inespecíficos como diarreas y vómitos, dolor abdominal y decaimiento y con el correr de los días aparecen los signos de anemia cómo mucosas pálidas, letargia, dificultad para respirar y colapso.

Palta (Aguacate): tanto la fruta, la semilla y las hojas pueden ser tóxicas. Perisina (toxina). Produce signos gastrointestinales leves (vómitos y diarreas) pero la mayor complicación y causa de muerte es la afección respiratoria que producen al favorecer el edema de pulmón, tanto como acumulación de líquidos en otras partes del cuerpo (corazón por ej). A su vez el alto contenido graso que tiene las paltas puede derivar en cuadros de pancreatitis.

Nueces de Macadamia: toxina desconocida. Afecta músculos, sistema digestivo y sistema nervioso. Signos: vómitos, diarreas, dolor abdominal, dificultad para deambular, incoordinación, inflamación y dolor de miembros. Aunque no está confirmado con exactitud, estas mismas pautas y consecuencias se pueden aplicar también a otros frutos secos como almendras, maní y otros.

Xilitol (endulzante artificial): el Xilitol es un endulzante artificial que se puede encontrar en varios productos, desde golosinas hasta pastas dentales. Más que una toxina específica esta sustancia genera una disminución marcada de la glucosa en sangre (glucemia) de nuestras mascotas; a través de la liberación intensa de insulina. En función de la cantidad ingerida y tamaño de la mascota esto puede devenir en depresión, incoordinación y hasta convulsiones y colapso.

Leche (lactosa): no es una intoxicación en sí misma sino más bien una intolerancia adquirida en la adultez. Como primer punto hay que destacar que la composición de la leche materna de nuestras mascotas difiere de la leche comercial que solemos tener en nuestros hogares. Durante su etapa de lactantes los cachorros poseen la capacidad de tolerar y absorber la lactosa gracias a unas enzimas especializadas (lactasas). Con el paso del tiempo y el cambio de dieta estas enzimas van disminuyendo en cantidad en el intestino, reduciendo así la capacidad de digerir correctamente la lactosa. Esto puede traer signos como diarreas de distinta intensidad, vómitos, así como gases o dolor abdominal. Por esta razón es que no se recomienda entonces dar leche a nuestras mascotas y en cambio proveer agua fresca permanentemente como bebida exclusiva en su dieta.

Alcohol: así como para el ser humano, el alcohol (principio activo, etanol) es potencialmente tóxico para nuestras mascotas por su efecto depresor del sistema nervioso central e impacto a nivel hepático; teniendo en cuenta que las cantidades necesarias son mucho menores. Los signos más leves pueden ser vómitos, diarreas e incordinación y puede agravarse la situación llegando a producir dificultad respiratoria, daño o falla hepática y coma.

Alimentos con alto tenor graso: aquí podemos citar las “grasitas del asado”, comida chatarra, manteca, y la lista sigue a todo lo que nosotros ya conocemos como alto en grasa pensando en nuestra dieta. Los excesos de grasa producen en mayor o menor medida efectos directos sobre el sistema gastrointestinal de nuestras mascotas. Así podemos transitar desde una leve “pataleta al hígado” que curse con malestar abdominal, vómitos y diarreas leves hasta una pancreatitis aguda la cual tendrá los previamente mencionados pero en magnitudes mucho mayores e incluso puede llevar a la descompensación y colapso de nuestra mascota.

INDISTINTO DE CUAL SEA EL ALIMENTO QUE SE HAYA DADO SIEMPRE RECORDAR QUE EN NUESTRAS MASCOTAS EL TAMAÑO ES FUNDAMENTAL, LO QUE PARA UN ROTTWEILER DE 60 KG PUEDE SER UN “PEDACITO”, PARA UN CANICHE MICRO TOY DE 2 KG ES UNA SOBREDOSIS LETAL.

Todos estos alimentos son extremadamente tóxicos para tu mascota y deben ser evitados bajo cualquier punto de vista.

Si notás que tu perro tiene alguna intoxicación, es posible que haya ingerido algo que no puede comer, por lo que deberás consultarlo con un veterinario.

Un comentario

  1. Gracias !

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.