El Gato Persa

Los gatos persas suelen ser los favoritos de las familias con niños, dado que son muy tranquilos y les gusta mucho la compañía y los mimos. De hecho, es una de las razas más antiguas de gatos que hay en la tierra y eran adorados por dioses y, por supuesto, el preferido de la Reina Victoria. Tienen un carácter muy presumido y eso hace que puedan ser territoriales y agresivos cuando alguien ajeno a su hogar intenta meterse en él.

Si estás pensando en adoptar un gato persa, tenés que tener en cuenta que su alimentación es la clave para que se mantenga en buena forma, dado que no son razas que se caracterizan por su interés por la actividad física y de hecho, es todo lo contrario: aman dormir.

A los persas les encanta jugar y perseguir pelotas, atacar ratones de juguete o simplemente cazar, sin embargo, hay que insistirles un poco para que dejen la comodidad de la cama para salir a jugar. Su deporte es ser un gran dormilón.

Esta raza se caracteriza por su formidable pelaje de colores exóticos y extravagantes. Es por eso que deben ser cepillados y peinados a diario para evitar enredos y evitar infecciones debajo del ojo, dado a que por su cara chata suelen depositarse algunas lágrimas en exceso.

Tener un gato persa de mascota es compañía asegurada, debido a que no se despegarán de tu lado y siempre querrán mimos y se preocuparán por vos. ¡Pero cuidado! porque como todo, el amor en exceso también puede agotarlos.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.