Las mascotas y el golpe de calor: cómo evitarlo

Al igual que a nosotros, a las mascotas les encanta el verano, el sol, la pileta y la diversión, pero también les afecta la exposición al sol y los días de mucho calor.

En los momentos de mayor exposición solar, lo mejor es que mantengamos a nuestro perro o gato en lugares frescos y con agua fría a su disposición para que puedan mantenerse hidratados en todo momento. Basta colocar en su platito un cubito de hielo para que se mantenga fresquita durante toda la tarde. 

Como ellos también pueden sufrir golpes de calor, hay que cuidarlos mojandolos en la cabeza y el tronco para que se mantengan frescos y su temperatura se regularice y, a pesar de lo que todos piensan, no hace falta pelarlos para que no sufran los días de altas temperaturas, ya que ellos tienen su propio regulador en la piel.

¿Cómo se si mi mascota tiene un golpe de calor? Pueden llegar a presentar:

  • Jadeo intenso o ruidoso
  • Sed excesiva
  • Vómitos
  • Lengua de color rojo brillante y encías con un tono pálido
  • Saliva abundante
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Si pellizcas la piel de su hocico tarda más en recuperarse

Si esto sucede, hay que acudir rápidamente a un veterinario para que te explique los pasos a seguir y apartarlo de los lugares más calurosos de la casa, brindarles agua fresca y envolverlos con una toalla húmeda.

En los días de verano, disfrutar con tu perro y cuidarlo de los rayos del sol también contribuyen a su buena salud y bienestar.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.