Labradores: grandes en tamaño y en amor

El labrador es una de las razas más populares del mundo y son las más elegidas por las familias con chicos, debido a que son nobles, leales y muy pacientes.

Es un perro simpático y muy inteligente, su pelaje lo hace aún más encantador y tiene una actitud amigable, activa e imponente. De hecho, son perros muy dóciles para el adiestramiento como perro de compañía o asistencia e incluso como rastreador de personas, debido a que tiene un gran sentido del olfato y la orientación.

Los labradores tienen mucha energía y necesitan ejercitarse todos los días con sus dueños porque aman profundamente los paseos y compartir momentos con sus seres queridos y, aunque suelen adecuarse muy bien en pequeños espacios, pueden llegar a ponerse un poco ansiosos a la hora de salir.

Sin embargo, suelen ser impetuosos a la hora de acercarse a otros perros y esto puede llevar a confusiones e incluso a peleas si no son presentados correctamente, aunque normalmente tiende a evitarlas y no meterse en problemas.

Esta raza suele tener una vida saludable y longeva, pero si bien tienen una salud envidiable, lo recomendable es acudir al veterinario cada seis meses para una revisión, debido a que pueden llegar a tener problemas de cadera o incluso obesidad si no es ejercitado correctamente. Porque además de ser impetuosos son una máquina de comer.

En general, este perro es el más elegido porque es leal y muy cariñoso, tiene una capacidad de amar infinita y mucha -pero mucha- paciencia con los niños, por lo que es ideal para lugares con un jardín grande y con mucho movimiento familiar.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.