5 Tips para trabajar desde casa con tu mascota

Aunque pasar más tiempo juntos es una oportunidad única para fortalecer el vínculo, también es cierto que se pueden presentar problemas a la hora de intentar tener una jornada laboral productiva. Por eso, te ofrecemos 5 consejos para poder cumplir con tus obligaciones, sin perder la paciencia con tu mascota.

1. Armá una rutina

Vos sabés mejor que nadie la hora a la que tu gato empieza a ronronear alrededor de su bowl por comida, o cuándo tu perro se acerca a la puerta para salir de paseo. Dentro de lo posible, te recomendamos armar tu jornada en función de estos momentos, organizándolos a la mañana junto con un espacio de juego, antes de arrancar la jornada laboral. Una vez que ellos se sientan satisfechos con la atención que les dedicaste, podrás trabajar por un rato largo sin interrupciones de mascotas aburridas. Cortá para almorzar y jugar, y podrás reconectarte nuevamente más tranquilo por la tarde.

2. Creá un espacio libre de mascotas

Si a tu perro le parece difícil distinguir entre momentos de trabajo y de juego, quizás sea bueno preparar un ambiente especial para trabajar al que él no tenga acceso. Con los días, este espacio se volverá algo más natural y él comprenderá cuáles son los momentos en los que vos no podés jugar con él.

3. Aprovechá sus siestas

Los que han tratado de tener una videollamada con ladridos de fondo o con un gato que se acomoda sobre el teclado saben lo estresante que pueden tornarse esos momentos. Programá reuniones o tareas importantes para los ratos en los que tu mascota se acurruca y duerme plácidamente. Son minutos valiosos en los que podrás concentrarte, libre de distracciones.

4. ¡Estimulalo!

Tu perro no está repleto de tareas y objetivos por cumplir como vos, por lo que el aburrimiento puede ser moneda corriente en estos días. Alentá el juego autónomo ocupándolo con juguetes dispensers de snacks y juguetes interactivos, que los desafíen y los mantengan entretenidos ¡Hay muchas opciones para elegir! Te recomendamos ir variandolos para que no se aburran de usar siempre el mismo.

5. Flexibilizá tu exigencia

Tener presente que en la oficina también ocurren distracciones constantes y que es natural apartarse momentáneamente de las tareas, puede ayudarte a ser más tolerante con tu mascota y a no frustrarte cuando tu rutina no sale tal cual lo esperabas. Cuanto menos ansiedad perciban de parte tuya, ellos van a sentirse más calmos y cualquier dinámica fluirá mejor entre ustedes.

Recordá siempre que los cambios bruscos de rutina pueden generar estrés en tu mascota, lo cual puede derivar en otras complicaciones de salud. Ante cualquier duda o comportamiento extraño que notes en él, no dudes en consultar a tu veterinario.

Un comentario

  1. Bastante bien ! No siempre resulta como uno lo planea, pero con paciencia, lo más difícil ! se logra una rutina . Los perros, no se interesan mucho por jnuegos solitarios. todo les gusta mientras juegues con ellos !

Responder a Solange Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.