¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE DESPARASITAR A TU MASCOTA?

Sabemos que desparasitar a tu mascota puede traer muchas dudas o también nos pueden dar pereza las insistencias de nuestro veterinario sobre ello. Es un tema muy amplio y es normal marearnos un poco. Mismo si todavía no tenés mascota seguramente siempre escuchaste hablar sobre esto pero nunca realmente pudiste comprender  por qué causa tanto revuelo.

Como humano responsable de tu mascota, debés saber que tanto perros como gatos necesitan ser protegidos y tratados contra los parásitos. Es verdad que hay varios puntos técnicos para entender pero no te alarmes, toda aclaración contribuye a que priorices este asunto y lo transites con la mayor tranquilidad posible.

Los parásitos pueden traer desde leves a graves consecuencias para la salud de nuestros amigos peludos por eso es importante informarnos y siempre asistir a tu veterinaria.

Existen dos grupos, los internos (los protozoos como Giardia y coccidios, y los gusanos: chatos y redondos) y los externos (pulgas y garrapatas).

En cuanto a la desparasitación interna, es muy importante hacerla en los primeros 20 a 30 días de vida. Incluso antes de la primera vacuna, y siempre con supervisión de un veterinario quien te recomendará un producto que sea acorde para tu mascota, así como también la dosis correspondiente, para evitar intoxicaciones. Es fundamental tener en cuenta que esta práctica debe hacerse con cierta frecuencia a lo largo de su vida, ya que de lo contrario, tu mascota podría presentar síntomas y generarse un cuadro mucho más grave y evitable. Siempre consultando previamente a su médico veterinario, ya que el tratamiento puede variar según las circunstancias en las que vive cada mascota, especie, raza, peso, etc. 

Respecto a la desparasitación externa, esta puede ser necesaria en ocasiones desde los primeros días de vida, mientras que en otros casos, puede retrasarse hasta los primeros meses.

Existen para esta tarea numerosos y variados antiparasitarios, tanto internos como externos. Aquí nombraremos los principales.

Internos: 

-Suspensiones: normalmente utilizadas en cachorros y gatitos, así como en animales muy pequeños de tamaño. Suele ser necesario combinarlos estratégicamente, debido a que no existe una única formulación que sirva para tratar simultáneamente todos los tipos de parásitos.

Comprimidos: muy usados a lo largo de la vida del animal, vienen según peso. Tener en cuenta que determinadas razas caninas pueden no tolerar ciertas drogas.

Pipetas: ya sean para parásitos internos exclusivamente o con acción antipulgas en la misma formulación (ver más abajo). Son prácticas para animales difíciles de medicar de otra manera.

Externos:

-Talcos y spray: se suelen usar en animales de pocos dias de vida o que no cumplen con la edad y peso mínimo para aplicar pipeta.

Collares: tienen como principal función acabar con las pulgas y garrapatas, pero también actúan como repelente de mosquitos, y pueden durar hasta ocho meses. 

Pipetas:  hay una gran variedad de oferta en el mercado, ya que es la opción más común. Vienen en forma líquida y se colocan en la nuca del animal. Algunas se pueden aplicar desde los dos meses de vida en adelante. Suelen durar hasta 30 días.

-Comprimidos y tabletas:  algunas de las opciones que tenemos hoy son palatables y para algunos animales son como una especie de premio. Hay varias opciones de marcas, algunas cubren solo pulgas, y otras pulgas y garrapatas. También varía la duración de su efecto: mientras que la mayoría protege durante 30 días, existe una opción que dura 3 meses. 

¿Cómo puedo saber si mi mascota necesita ser desparasitada? 

En cuanto a la desparasitación externa (pulgas y garrapatas), se recomienda que se haga mensualmente, por más que no sean visibles a simple vista estos tipos de parásitos sobre el animal. No solo estaremos protegiendo a nuestras mascotas contra estos mismos, sino también contra la gran variedad de enfermedades (en algunos casos muy graves) que pueden transmitirles al animal.

Respecto a los parásitos internos, si bien los síntomas varían ampliamente (desde diarrea, vómitos, pérdida de peso, irritación anal y hasta anemia), se recomienda siempre prevenir y no esperar a la aparición de estos signos, ya que una vez que comienzan, el tratamiento puede ser mucho más complejo. Ante estas observaciones o cualquier duda que se tenga al respecto, no hay que dudar en acudir al veterinario para que diagnostique a tu mascota y pueda darte una solución. 

Por último, no olvides que la desparasitación no solo se trata de brindar bienestar a la vida de nuestras mascotas, sino también de prevenir la transmisión de enfermedades zoonóticas (es decir, entre los animales y los humanos). Recordá también que los perros y gatos que viven en plena naturaleza están mucho más expuestos a contraer parásitos que aquellos que viven en zonas urbanas, por lo que el uso de los antiparasitarios variará según el contexto de cada una de ellas.

 ¡No dejes de consultar con un profesional!

2 comentarios

  1. Pingback: ¡Vamos a pasear! – Puppis

  2. Gracias por la información.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.