Adoptar: una nueva oportunidad para humanos y peludos

¿Qué sentís cuando ves a tu perro a los ojos? ¿Recordás la primera vez que se miraron? A veces debemos rememorar este tipo de situaciones para darnos cuenta qué es lo más importante, porque el amor no cuesta dinero, cuesta tiempo y responsabilidad. 

Adoptar, es uno de los más grandes actos de amor hacia los otros, es abrir las puertas de tu casa y tu corazón para recibir un compañero que te marcará para el resto de tu vida, literalmente hablando, porque a veces la amistad trasciende las formas. 

¿Sabías que en Puppis ya se formaron más de 11600 familias? Todas ellas cumplieron con el compromiso y los cuidados necesarios para poder ser el mejor amigo de un perro o michi, y acá te contamos en la voz propia de algunos dueños, que tal fue la experiencia:

Matías, el dueño de Niza, contó que llegó a Buenos Aires solo y que siempre quiso un perrito:

“en pandemia, la situación del trabajo cambió y eso me empujó a decidirme a adoptar una mascota y siempre me pareció mejor adoptar, tardé en decidirme pero cuando en Puppis me mostraron una foto y la historia de NIza, no pude resistirme…«

Casi todas las familias o personas que llegan a adoptar a Puppis, lo hacen con miedo y muchísimas preguntas, pero toda esa inseguridad se va cuando ven al próximo integrante. Además los veterinarios se encargan  de acompañar a los humanos en el proceso y les dan todas las instrucciones para asegurarse de que su nueva mascota tenga todos los cuidados que necesita y no le falte nada.

Agustina es la mejor amiga de Blanca, y de hecho, ella cuenta que fue amor a primera vista:

“En el momento en el que ella apareció en mi vida, dejé de sentirme sola y nos convertimos en un equipo inseparable… tener una perrita es llegar a casa y que no me juzguen, no me pidan explicaciones y solo den amor. Es muy hermoso comprender el lenguaje de un perro… siempre es mejor adoptar”. 

Por otro lado, Silvia nos enseña que siempre hay una segunda oportunidad de amar, porque cuando su perrita de toda la vida murió, abrió su corazón a Rolo.

“Me había prometido nunca más volver a tener un perro… pero luego empecé a pensar, ¿por qué no? y entonces fui a Puppis a mirar a los perritos, porque yo quería uno chiquito pero no quería comprar. Ese día vi un cachorrito que me señalaba con la patita, pero no me decidí. Una semana más tarde, le mandé un mensaje a Agus de la tienda diciéndole que si quería tener un perro y me respondió con la foto de Rolo… siento que él me estuvo esperando. Hoy es un perro hermoso, vivaz y super capo.”

Puppis no trabaja sólo, los gatitos y perritos, que luego se dan en adopción, provienen de diferentes rescatistas aliadas. Ellos se encargan de tomar a los animales en situación vulnerable y los acercan a nuestro programa de adopciones para asegurarse de que el animal esté en condiciones de ser entregado a una familia. Este es el paso central en el camino de la adopción. Siempre un amigo peludo tiene que pasar por el “okey” del vete para poder comenzar a buscar un hogar. Tienen que estar con sus vacunas y desparasitación correspondiente. Además nuestro equipo médico se asegura de darles un plan de alimentación acorde y en el caso de que el animal padeciera de algún tipo de enfermedad se le

Adoptar no siempre es fácil, pero es una recompensa y un acto de fe en el cual no te vas a arrepentir nunca en tu vida, porque un hogar con una mascota, es uno con mucha vida y amor. 

¿Y vos, qué esperás para adoptar?

¡ Escribinos a adopciones@puppis.com.ar !

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.