Cómo hacerle RCP a nuestra mascota

El bienestar y la salud de nuestros peludos  es prioridad siempre. Nos gusta recibir a cada uno en nuestras vetes y pelus para darles todo el cuidado que necesitan. Pero hay momentos en que pueden presentarse imprevistos en casa y tenemos que aprender a ser nosotros quienes asistimos a nuestra mascota.

La Resucitación cardiopulmonar es una de las maniobras de emergencia primaria, ya que si nuestra mascota tiene un paro cardiorespiratorio debemos saber actuar inmediatamente para minimizar el daño y darle una nueva oportunidad, ya que esto puede salvarle la vida. 

Sabemos perfectamente el miedo que nos da que a nuestro amigo de cuatro patas le pase algo, pero calma, esto simplemente se trata de darte una herramienta más para su cuidado y para que sepas que debes hacer en caso de una emergencia. 

Pero… ¿Cómo se hace RCP?

Lo primero y más, pero más importante, es intentar mantener la calma y no asustarte, tu mascota estará bien, contenida con todo el amor y la dedicación que le brindas. Sólo es cuestión de ser valiente y ayudarlo. 

Sabemos que es un poco difícil de imaginar, pero es muy importante intentar hacer que recupere la conciencia con un estímulo fuerte no dañino, como apretar con las uñas las ojeras y mientras tanto, llamar a un veterinario para solicitar una asistencia urgente. 

Mientras esperas que el profesional pueda acudir a la emergencia, es importante comenzar con la maniobra de resucitación hasta que logren trasladarlo. Antes de iniciar, intenta escuchar el latido del corazón de tu mascota en el lado izquierdo de su tórax y, de no ser audible, inicia el masaje cardiaco de ese lado del cuerpo. Además, procura ubicarlo en un lugar seguro para que no se lesione o se desplace con las maniobras de resucitación. 

Posiciona a tu mascota de forma recostada y con su lado izquierdo hacia arriba y comienza a masajear sobre la parte media del tórax, justo donde señala el codo de su patita, de forma constante y rítmica hasta que pueda ser asistido por un profesional o reanimado. 

¡Importante!

En animales grandes, usa las dos manos entrecruzadas, con los brazos rectos y firmes, pero si se trata de un animalito pequeño, como un gato, usa una sola mano para comprimir el tórax con mucha delicadeza. 

Esta es una pequeña guía para que sepas lo básico sobre el cuidado de mascotas y animales pequeños, pero podés consultar con tu veterinario de confianza para obtener más información. 

Recordá que, aunque a veces es puede dar fiaca, es muy importante concurrir a las consultas médicas para que nuestro amiguito sea controlado y evitar accidentes. 

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.