Alergias en nuestros gatos

¿Cuáles pueden afectar a mi gato?

Julia Fenley, coordinadora de Asesores Técnicos de Vitalcan, afirmó que existen distintos tipos de alergia, las cuales pueden desencadenar diversos signos clínicos en los gatos que requerirán atención a lo largo de toda su vida. Aquí te enumeramos una por una y te explicaremos los porqués.

  • Alergia por picaduras de pulgas, que se desarrolla cuando la pulga pica a nuestro gato. En ese momento, la saliva que inyecta la pulga en la piel genera un cuadro de inflamación cutánea y prurito intenso. Si un gato está afectado por esta alergia se va a rascar mucho la zona afectada, pudiendo observarse pérdida de pelo, que puede extenderse a otras áreas. Además, podrán observarse costras y descamación de capas de piel.
  • Alergia a los alimentos. Esta se desencadena por algún componente de la dieta al cual cierto individuo es sensible. Para que se manifieste, requiere que el animal consuma ese alimento durante un periodo prolongado y genere hipersensibilidad. En estos casos, al generarse la reacción alérgica, se pueden observar signos digestivos, cutáneos o ambos. Para afirmar que se trata de una alergia alimentaria, se puede hacer un test restringiendo la dieta durante un período de tiempo y ofreciendo luego los distintos ingredientes habituales hasta descartar cual es el que le da esa reacción. Ante la sospecha, el veterinario indicará la dieta adecuada.
  • Atopías. El término «atopia», proviene del griego «atopos» que significa enfermedad rara o desconocida y fue introducido en medicina en 1923, para referirse a un estado de hipersensibilidad clínica hereditaria del hombre, que se manifiesta con asma, fiebre del heno o una dermatitis. En los gatos (como en los perros) se presenta con prurito, más que con problemas respiratorios, es por ello que el término «atopia» debería sustituirse por el de «dermatitis atópica» en estas especies (Scott, 1981).
  • La alergia por contacto: suele presentarse cuando nuestra mascota contacta con el alérgeno, ya sea el pasto, el material de su moises, su comedero o bebedero (por algún tipo de material que ocasiona la alergia) Las lesiones se encontrarán en la parte de su cuerpo que contacte con el objeto que genera la alergia. Por ejemplo, si fuera el comedero presentaría lesiones en su cabeza, cara, labios u hocico. Por eso, es recomendable utilizar comederos de materiales como el vidrio, la cerámica o el acero inoxidable.
  • Alergia a los humanos. Esto es un descubrimiento de corta data que indica que algunos gatos son alérgicos al polvo de algunos hogares, al humo de cigarrillos, la caspa y la piel descamada del hombre o su perfume. Por lo tanto, estos factores pueden producir una inflamación de las vías respiratorias e inclusive conducirlos al asma. No hay que olvidar que uno de cada 200 gatos es asmático.

La intensidad de los signos (picazón, enrojecimiento de la piel y/o diarreas entre otros) dependerá de varios factores, entre ellos de la cantidad de alérgenos. En este sentido, es importante tener en cuenta la estacionalidad.

¿Cómo podemos tratar las alergias en nuestros gatos?

La veterinaria Julia Fenley nos comenta que “Si bien no hay ningún medicamente especifico que cure las alergias, se pueden tratar de signos y es recomendable tomar medidas preventivas como por ejemplo control de pulgas en el ambiente y en el animal durante todo el año. Ante la presencia de los signos descritos, es importante acudir al veterinario”.

Dentro de las medidas indicadas por tu veterinario se pueden encontrar:

-Administrar una dieta hipoalergénica.

-Suplementar con ácidos grasos omega 3 los cuales tienen efecto antiinflamatorio sobre la piel.

-Tratamientos inmunoterápicos que ayudan a reducir la respuesta alérgica.

Si seguís estas recomendaciones y llevas a tu gato con frecuencia al veterinario, es posible que puedas detectar una alergia a tiempo, un gato sano, es un gatito feliz.


Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.