Adoptar un perro senior: todo lo que hay que saber

Ellos, los perros senior, son los más relegados a veces por su edad, pero también los que tienen más ganas de compartir una familia y de vivir junto a ellos para siempre. Sabemos que estás muy emocionado por darle una segunda oportunidad, ya que estuvo toda su vida en la calle o un refugio y tuvo que pasar por momentos difíciles y aprender a defenderse solo en la calle, es entendible la ansiedad, pero debés asegurarte de que él o ella también estén preparados para esa nueva vida que les espera del otro lado de la puerta.

Adoptar un perro adulto no es tarea fácil, pero sí es muy gratificante, ya que una vez que se sienta en casa, estará agradecido de por vida. Deberás ser paciente y entender que tuvo una realidad muy difícil, pero que con tiempo y cariño, todo se puede incluso para los más miedosos y desconfiados.

No obligues a tu perro senior a hacer algo que no quiera, debe sentirse cómodo con vos y con su entorno, debido a que es todo muy nuevo y, aunque sea un ambiente seguro, aun quizás no está listo para dar el gran salto de su vida. Pero sí está permitido estimularlo con premios para que comience a responder por voluntad propia y a entender que ahora son aliados en esta nueva etapa. Además, deja que el perro sea quien explore la casa y elija un lugar dónde descansar, procurando siempre no invadir su espacio, probablemente, se acostará donde se sienta más seguro. Ya habrá tiempo para establecer reglas, por ahora, se paciente y empezá de a poco a mostrarle cómo son las rutinas dentro de la casa.

Otro aspecto importante es no forzar el acercamiento, ya que no sólo es lo suficientemente estresante para ellos adaptarse a una nueva vida, sino que también necesita tiempo para generar confianza y cariño. Es por eso que lo mejor es que no lo corrijas ni castigues, ya que él está aprendiendo a vivir nuevamente a otro estilo y otro ritmo de vida muy alejado a lo que era la calle.

Para ganarte su confianza, movete con total naturalidad dentro de la casa para que no sienta amenazas y observe que desde ahora son compañeros. La corporalidad y seguridad en el humano es extremadamente clave. 

Si querés adoptar un perro adulto, repetí esto en tu cabeza una y otra vez siempre que te sientas un poco mal por el rechazo o porque le cueste un poco más de tiempo la adaptación de lo que realmente pensabas que sería: “estamos juntos en esto”. Es la clave de toda convivencia y verás cómo de a poco, tu perro no sólo moverá la cola cuando te vea, sino que además, será tu gran compañero.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.