¿Ya sabés cómo es tu mascota al comer?

Es la actividad favorita de nuestros peludos, o al menos eso parece. Ellos esperan pacientes, ansiosos y a veces algo desaforados el momento en el que ven su platito llenarse de su alimento favorito para poder mover sus colitas y tener energía para el resto del día.

Sin embargo, podemos detectar en sus comportamientos algunas conductas que podrían corregirse con el tiempo e incluso que podrían ser señal de que no todo está saliendo como lo planeamos. En Puppis, notamos algunos comportamientos típicos de cuando nuestro perrito, sobre todo, necesita algún tipo de atención “extra” para poder disfrutar de la comida correctamente.

¡Repasemos!

El pedigüeño: Este tipo de peludito pide comer toooodo el tiempo, desde que se levanta y te ve desayunando hasta la hora de su alimento. Es el típico perrito que “siempre parece tener hambre” y que pone carita triste hasta que consigue un poquitito de amor.

En general, los perros deben tener pautas claras a la hora de la comida desde muy pequeños, pero si te pide un poquitito de lo que estás degustando, es porque evidentemente tiene hambre. En este sentido, será importante que consultes con tu veterinario amigo si tendrías que cambiarle el alimento por uno que sea más acorde a su raza, tamaño, necesidades, etc.

La aspiradora: ¡Si! tal cual una aspiradora, le encanta comer, no mide en cantidades y es mil por ciento gula. Esto, si bien muchas veces es divertido, puede ser también muy peligroso para su salud, ya que podrían comer cualquier cosa que se encuentre en el piso sin medir las consecuencias.

Desde Puppis, los veterinarios recomiendan suplementos y huesos que puedan complementar esa ansiedad y hacer que lleguen un poco más tranquilos a sus platos llenos.

El selectivo o llamado “fifí”: Es el que no se conforma con cualquier cosa, es el pichicho francés…  A ellos les cuesta arrancar a comer su alimento balanceado, lo miran con cierto rechazo y este comportamiento, muchas veces tiene que ver con que el gusto no les satisface del todo.

En general, a este tipo de animalitos les gusta mucho más el alimento húmedo, el pollito hervido y sobre todo, cualquier cosa que no sea su alimento. Si esto sucede, podés sacarle el plato a los 20 minutos y volver a dárselo en el momento donde tenga más hambre. O incluso hay alimentos balanceados que se caracterizan por su sabor delicioso y podría ser una solución para tu mascota. Aunque siempre lo primero, es consultar con tu vete amigo de confianza para que te dé la mejor opción.

El “Sibarita”: Él es el exquisito de las comidas, el gourmet, el “Martitegui” de los perritos. Están más relacionados a la comida natural, pero necesitan de un especial asesoramiento médico para saber que sí y que no a la hora de tener un plato lleno de comida en frente.

El estratega: Este pichicho sabe perfectamente cómo controlarte. Sabe cómo hacer para que le des comida, para que en su visita a Puppis ligue un snack. El que sale y le roba la comida a sus vecinos, o si visita alguna casa no pierde la oportunidad de robarle la comida al dueño de casa.

Según los veterinarios, estos perritos necesitan una rutina y juegos que los estimulen para desviar la atención de la manipulación y centrarse mucho más en lo que verdaderamente importa: el placer de comer.

El mejor alumno: El que es super paciente, se sienta, espera a que le den la comida, come después de su dueño. Come despacio y pausado, respeta y es uno con la naturaleza. A estos perritos es importante premiarlos por su comportamiento armonioso con su snack favorito, ¡para que sigan así!

¿Qué tipo de comensal es tu mascota? Detectalo y aprendé a cuidar su pancita y su alegría cada vez más.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.