¿Por qué es importante que vacunemos a los cachorros?

Vet.Esp.Pablo J. Borrás MSc.

En estos tiempos que corren hemos aprendido mucho sobre vacunas debido a la situación pandémica con el covid-19; sabemos que las mismas son claves para prevenir enfermedades y salvar vidas. Y la aplicación de vacunas en el cachorro tiene el mismo objetivo: prevenir enfermedades infecciosas que pueden afectar gravemente a tu mascota.

cachorro en veterinaria

Las vacunas que aplica el veterinario en los primeros meses de vida del cachorro previenen enfermedades virales, como el moquillo y el parvovirus, y zoonóticas (es decir, que pueden también afectar al hombre), como la rabia y la leptospirosis. Este plan vacunal siempre tiene que estar diseñado por el veterinario de cabecera, que es el profesional habilitado y capacitado para ello.

Seguro te preguntarás ¿por qué, en los primeros meses de vida, debemos aplicar varias dosis de vacunas a tu cachorro?

 Esto se debe a que las vacunas tienen que estimular el sistema inmune para poder generar defensas propias contras dichas enfermedades Luego de finalizar el plan vacunal en el cachorro, a tu perro hay que aplicarle un refuerzo anual para mantener esa inmunidad en su vida adulta.

Una pregunta que surge siempre en el consultorio es: ¿Cuándo lo puedo sacar a pasear?

Y la respuesta es cuando finalice el plan vacunal. De esta manera, podemos asegurarnos que tiene defensas propias contra los distintos agentes infecciosos incluidos en las vacunas. Pero….¿la sociabilización? Es decir, el contacto del cachorro con otros perros, niños, personas de la familia es fundamental. Y eso lo podemos hacer mientras el cachorro esta dentro del plan vacunal. ¿Cómo? Generando espacios seguros, en casas de familia y amigos donde no haya habido antecedentes de enfermedades infecciosas de los perros, y el contacto con otros perros que estén con su plan vacunal vigente. Esto ayudara al desarrollo normal del cachorro. 

¿Puede haber efectos adversos cuando se aplica una vacuna a un cachorro?

 Si, pero no son habituales. En ocasiones, puede haber dolor en el sitio de aplicación y por uno o dos días, un poco de decaimiento. Los efectos mas severos, como angioedema facial (¡cuando se hincha la cara!), anemia o dolores articulares son eventos infrecuentes. Nunca el riesgo de estos efectos adversos supera los grandes beneficios de vacunar y esto debe quedar en claro. Por eso, repito, la vacunación es un acto médico que debe estar supervisado por el veterinario.

Hay otras vacunas que se aplican en situaciones particulares, como la de la tos de las perreras y la vacuna contra un parásito intestinal llamado giardias. Estas vacunas serán indicadas por el profesional que tendrá en cuenta si el perro estará expuesto a estos riesgos o no.

Las vacunas salvan vidas y mantienen a nuestros perros sanos. Cualquier duda, consulta con tu veterinario de cabecera!

Escrito por Pablo J. Borrás, veterinario (MN 8761 – MP 14995).

Magister en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS MALBRAN). Especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias de pequeños animales (CPMV).

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.