Microchips para perros y gatos

microchip

Cada vez son más las familias que consideran que es necesario implementar un microchip para perros o gatos no sólo porque es un requisito para que pueda ser trasladado al exterior del país, sino por un tema de seguridad. Veamos en esta nota que es un microchip y para qué sirve.

¿Qué es un microchip?

Un microchip es un sistema electrónico de identificación de animales del tamaño de un granito de arroz y de material biocompatible, que se aplica rápidamente de forma poco invasiva y subcutánea, cuya identificación posee un número único para nuestra mascota. Cabe aclarar que el microchip no es un rastreador satelital, sólo sirve para certificar quién es el dueño del perro.

¿Para qué sirven los microchips?

Los microchips para perros y gatos sirven, a grandes rasgos, para facilitar la recuperación de la mascota en caso de extravío o robo y también para reconocer rápidamente al dueño del animal. 

¿Dónde puedo conseguir el chip y cómo se realiza la colocación?

Para solicitar el chip, se debe sacar turno con anticipación a las veterinarias más cercanas de Puppis para poder coordinar la colocación y se aplica exclusivamente con reserva.

Una vez que hayas sacado turno, el veterinario escaneará a tu mascota para asegurarse que no tenga otro microchip implantado previamente y luego, se procederá a implantar el microchip y se lo escaneará nuevamente para asegurarse de que el proceso fue realizado correctamente y que el ID coincide con la etiqueta del código de barras que se le asignará al dueño junto con la certificación de aplicación.

!Conocé la experiencia de Pilar, clienta de Puppis!

Como mencionamos anteriormente, cada vez son más las personas que consideran que es necesario el microchip para perros o gatos por un tema de seguridad. Es por eso que Pilar, la humana de Roma y Pollock decidió que sus perros debían tener uno: “Es como colocarle una vacuna. A nosotros nos atendió Marisol Rodríguez Cisnero en Puppis Recoleta, y les puso un poco de anestesia local para evitar que sientan molestias. Después, se escanea al perro para corroborar que se encuentra bien colocado y se asocia ese chip al dueño en una base de datos internacional”, explicó.

La idea de colocarle un microchip a sus perros surgió luego de que uno de ellos, el pequeño Pollock, fuera robado en una entradera durante sus vacaciones y una vez que lograron recuperarlo, con ayuda de una enorme difusión, fueron inmediatamente a implantarlos en Puppis: “Apenas lo recuperamos decidimos colocarle el microchip a los dos como una medida más de seguridad. Si bien en Argentina todavía no está muy difundido, apostamos a que en un futuro todos los perros puedan tener microchip y encontrarse identificados”, dijo Pilar.

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.