El match perfecto: Los Millennials y las mascotas por Infinity

Los millennials están vinculados, en su mayoría al uso de las nuevas tecnologías y la era de la comunicación digital, pero esta gente nacida entre 1981 y 1996 es una generación que alcanzó la vida adulta en un cambio de milenio y con mucho revuelo a nivel global y climático, y esto hizo que asumieron varios compromisos sociales.

chica con perro

Aunque son muy criticados por la sociedad por su “falta de independencia”, los millennials tienen las cosas muy claras y una de ellas es que adoptar una mascota siempre es mejor. No sólo porque le están dando una segunda oportunidad a un pichicho, sino también porque los ayuda a mantener activa su cabeza en responsabilidades y avanzar suavemente a la vida adulta de forma acompañada y contenida por un michi o un perrito. 

Las mascotas generan estabilidad emocional

Además, al crecer en un contexto donde el trabajo no abunda para ellos, las mascotas funcionan como una especie de cable a tierra en medio de la inestabilidad emocional y social que experimentan cada día. De hecho, tener un animal de compañía -incluso en pandemia, el momento de mayor soledad- genera estabilidad social y un equilibrio entre el deber y el disfrute. 

Es decir que los millennials a la hora de tomar decisiones de vida, tendrán en cuenta el bienestar de sus mascotas y por ello tomarán las mejores decisiones que puedan involucrar también a sus pichichos. Las mascotas son si o si una parte fundamental de sus vidas.

Los animales ayudan a los millennials a conectarse con su rutina

En este sentido, el profesor y doctor de psicología de Infinity, Marcos Díaz Videla, remarcó:  «los animales los ayudan a poner límites y conectarse también con otros aspectos de sus vidas. Y las rutinas comienzan a cobrar más importancia, en tanto perros y gatos la demandan consistentemente”. 

A pesar de que muchos jóvenes suelen tener algunas dudas con respecto a adoptar un animalito, lo cierto es que cuando lo hacen, su vida cambia para siempre. No sólo porque requieren de una responsabilidad entera, sino también porque los acompañan en su día a día y se salvan mutuamente. 

“De todas formas, estos millennials pasan a considerar la tenencia de animales como parte de su identidad y, con frecuencia, refieren que estos los han ayudado a madurar y desarrollar el sentido de responsabilidad”, concluye el especialista de Infinity. 

Los millennials, al igual que los cachorros, viven en un mundo de total descubrimiento y exploración, por eso son el match perfecto, el equilibrio entre el deber, el saber y el amar. 

Deja un comentario, pregunta o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.